La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica

La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica

La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica

La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) ha sido un tema de controversia para los organismos reguladores de todo el mundo. La falta de supervisión y responsabilidad clara en el espacio DeFi ha generado preocupaciones acerca de actividades ilegales y posibles riesgos para los inversores y consumidores.

En un esfuerzo por abordar estas preocupaciones, un reciente artículo escrito por Rebecca Rettig, Katja Gilman y Michael Mosier propone una estrategia para clasificar los protocolos de DeFi verdaderamente descentralizados como infraestructura crítica. Esta clasificación los sometería a la supervisión de la Oficina de Ciberseguridad e Infraestructura Crítica del Tesoro de los Estados Unidos (OCCIP, por sus siglas en inglés).

El artículo argumenta que clasificar los sistemas DeFi genuinamente descentralizados como infraestructura crítica es similar a tratarlos de la misma manera que otros sistemas tecnológicos en finanzas que representan riesgos financieros ilegales. Aunque la OCCIP no es un regulador financiero típico, desempeña un papel vital en mejorar la seguridad y la resiliencia de la infraestructura crítica en el sector de servicios financieros. Al colaborar con instituciones financieras, asociaciones industriales y agencias gubernamentales, la OCCIP tiene como objetivo intercambiar información sobre riesgos y debilidades de ciberseguridad.

El objetivo principal de la clasificación propuesta es establecer medidas de seguridad que aborden de manera efectiva los riesgos asociados con actividades de dinero ilegales en los sistemas DeFi. En lugar de forzar la participación de intermediarios, el artículo sugiere tratar a la DeFi genuina como infraestructura crítica y supervisarla a través de la OCCIP. Este enfoque es similar a no imponer operadores de centralitas en las compañías de teléfonos para verificar a los usuarios de cada teléfono.

Sin embargo, es importante destacar que clasificar los sistemas DeFi genuinos como infraestructura crítica bajo la OCCIP no los convierte automáticamente en instituciones financieras reguladas por la Ley de Secreto Bancario (BSA, por sus siglas en inglés). La OCCIP no está sujeta a las regulaciones de la BSA y no se limita a trabajar únicamente con instituciones financieras.

La propuesta de clasificar la DeFi como infraestructura crítica se alinea con los esfuerzos de la industria y los reguladores por establecer medidas de regulación para software neutral. El artículo sugiere implementar estándares de ciberseguridad, establecer centros de intercambio y análisis de información (ISACs, por sus siglas en inglés), automatizar indicadores de riesgo y utilizar otras herramientas para mitigar riesgos. Si bien algunas de estas iniciativas ya están en marcha en el sector DeFi, la colaboración entre la industria y los reguladores facilitada por la OCCIP mejorarían aún más su efectividad.

La DeFi ha sido un área gris para los reguladores, lo que ha llevado a una incertidumbre regulatoria en Estados Unidos. La falta de responsabilidad y comprensión clara de las estructuras DeFi ha generado preocupaciones para los reguladores, incluida la Comisión de Operaciones de Futuros de Mercancías (CFTC, por sus siglas en inglés). La CFTC ha destacado varios riesgos asociados con la DeFi, como el fraude, la manipulación del mercado, los conflictos de interés, las violaciones de datos y las violaciones de privacidad.

Para abordar estos riesgos, la CFTC recomienda que los legisladores obtengan una mejor comprensión de la DeFi mediante ejercicios de mapeo, determinando lo que ya se sabe e identificando áreas que requieren una mayor exploración. Este enfoque permitiría a los legisladores evaluar si los productos y servicios financieros ofrecidos por los proyectos DeFi están sujetos a las regulaciones existentes en Estados Unidos.

La propuesta de clasificar la DeFi como infraestructura crítica bajo la supervisión de la OCCIP representa un paso significativo hacia la regulación de este sector en rápida evolución. Al establecer medidas de seguridad y colaborar con los esfuerzos de la industria y los reguladores, esta clasificación tiene como objetivo mejorar la seguridad y la resiliencia de los sistemas DeFi. Si bien la regulación puede presentar ciertos desafíos, también brinda la oportunidad de fomentar la innovación dentro del espacio DeFi y promover una mayor confianza entre los inversores y consumidores. En última instancia, una regulación efectiva puede ayudar a desbloquear todo el potencial de la DeFi al mismo tiempo que resguarda contra actividades ilícitas y garantiza la estabilidad del ecosistema financiero.

La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica
La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica
La regulación de las finanzas descentralizadas (DeFi) como infraestructura crítica
Cripto

Artículos que te pueden gustar

El Futuro Brillante de Shiba Inu (SHIB): Pronóstico de un Posible Rally Alcista
El SuiPlay0x1: Una revolucionaria dispositivo de juegos portátil
Explorando SPONGE: El Nueva Meme Coin en el Mercado Criptográfico
Gunzilla Games Integra la Blockchain GUNZ en OpenSea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *